El objetivo ha sido la detección de microplásticos en suelos y excrementos de conejo y de muflón del Parque Nacional del Teide.