Plantear interrogantes suele mostrar realidades más que evidentes al tratar de responderlas. Es lo que pasó cuando lanzamos una pregunta sobre la compatibilidad de  proyectos como el circuito del motor de Tenerife y la conservación y recuperación de la biodiversidad isleña.