fbpx
El Palm Mar: grafitis en contra de la masificación turística

El pueblo de El Palm Mar, situado en el sur de la isla de Tenerife, amaneció el pasado domingo 3 de marzo plagado de “grafitis” con decenas de mensajes que acusan el hastío que está experimentando la población local ante la masificación turística que sufre la isla.

Uno de los grafitis o pintadas que aparecieron en la madrugada del domingo en El Palmar, Tenerife.

Algunas de las numerosas pintadas rezaban los siguiente:

  • Mi miseria, tu paraíso
  • El salario medio en Canarias es de  1200 Euros
  • Su lujo, nuestra miseria. Islas Canarias 36% pobreza
  • No hay sitio para la gente local.  Turistas ¡vayánse a sus casas!
  • Canarias colapsa
  • Turistas, respeten mi tierra
  • Stop colonización
  • Están destruyendo nuestra biodiversidad
  • Ahorra agua, “my friend”

Varios medios británicos extranjeros, entre ellos los mas leídos a nivel europeo (Daily Mail, The Mirror, etc) se han hecho eco de este suceso y han reflejado en sus páginas, con bastante tino, la situación por la que está atravesando la isla de Tenerife y sus habitantes debido a la ya insostenible llegada de turismo masivo. 

En estas publicaciones se abordan temas tan candentes para la sociedad canaria como son :

  • la precariedad laboral provocada por los bajos salarios
  • el aumento del precio de la renta de las viviendas, impulsado por el alquiler vacacional y la imposibilidad de adquirir una casa debido a la compra masiva por parte de extranjeros, que disponen de un nivel adquisitivo bastante superior al de los canarios.
  • El aumento en el costo de la vida provocado por la inflación.
  • El “colapso sistémico” al que se enfrentan las islas debido a los enormes niveles de turismo.
  • El agotamiento de los recursos naturales. Sin ir más lejos, hace unos días, el Cabildo de Tenerife declaró la emergencia hídrica en Tenerife.
  • Problemas de movilidad. El tráfico y las largas colas son un problema diario y alarmante.
  • La pérdida de biodiversidad que están experimentando las islas, con infracciones diarias en los espacios naturales protegidos, escasez de vigilancia, etc. Todo ello consecuencia de una masificación sin precedentes.
Pero ¿qué critican realmente estas pintadas?

Estos grafitis, que cada día están proliferando más en nuestras islas, son una mirada crítica al modelo económico obsoleto que impera en el archipiélago, basado únicamente en “monocultivos” como el turismo de masas, modelo que, evidentemente y a la vista está, ya no está funcionando.

Si bien es verdad que, cuando la industria turística aterrizó en Canarias, representó durante años la tabla de salvación para la economía de las islas. Pero su absoluta supremacía en la economía canaria y, sobre todo, la falta de control en su crecimiento en la actualidad, está suponiendo una gran losa para las islas, y así lo demuestran datos tan reveladores como los que les exponemos a continuación:

  • El archipiélago confirmó su nuevo récord anual en 2023 tras recibir 14,1 millones de visitantes foráneos (5.7 millones en Tenerife y 3.6 millones en Gran Canaria), según las estadísticas publicadas por el Gobierno de Canarias y en base a las cifras de pasajeros de Aena. Todo ello en un territorio muy frágil y reducido.
  • El 36.2% de la población de las islas está en riesgo de pobreza y exclusión social. Es la segunda comunidad de España con peores datos, después de Extremadura. Lo que contrasta con los excelentes datos de llegadas de turistas, que sitúan a nuestra comunidad autónoma entre las primeras regiones turísticas del país y que debería suponer riqueza para la población local.
  • Los sueldos de los canarios, entre los más bajos de toda España. Suben las cifras de llegada de turistas y bajan las cifras de poder adquisitivo de los trabajadores. La precariedad laboral es una realidad en el archipiélago.
  • Canarias está viviendo un retroceso en la diversificación de su economía. Depende del turismo más que nunca en su historia. La actividad turística ocupa el 35,5% del PIB. Es de sobra conocido que poner “todos los huevos en la misma cesta” no es una buena estrategia.
  • A pesar del aumento de las cifras turísticas, la tasa de desempleo en Canarias ha subido en dos puntos en el 2023, superando el 16%. Nuestra comunidad autónoma se sitúa, una vez más, entre las regiones con mayor desempleo de toda España.
  • Las Islas Canarias producen menos de un 10% de lo que consumen. Con 14 millones de visitantes y 2 millones de habitantes, carecer de una soberanía alimentaria y tener una dependencia tan grande del exterior, representa, sin duda alguna, un símbolo de extremada debilidad.
  • La pérdida de biodiversidad es un fenómeno que tiene especial relevancia en Canarias, donde en las últimas décadas, la presión humana sobre el medio natural ha aumentado significativamente. Las amenazas sobre la biodiversidad insular son diversas, pero tienen en común que, en su mayor parte, son provocadas directa o indirectamente por la acción del ser humano. No hay duda alguna de que el turismo masivo, junto a la falta de vigilancia, es un gran depredador de nuestro patrimonio natural.

Todas estas razones son más que reveladoras de que hay algo que no está funcionando en el sistema económico imperante en el archipiélago.  Y manifestaciones como las ocurridas en El Palm Mar reflejan el malestar de la población ante unos gobernantes que no sólo permanecen impasibles ante todos los graves problemas que vienen aquejando a la población local desde hace más de una década, sino que, además, siguen empeñados en el crecimiento desmesurado de construcciones e infraestructuras turísticas ignorando la problemática que trae consigo la masificación, así como las necesidades actuales de la población.

¿Qué podemos hacer?

Desde la Fundación Canarina creemos que existen otros modelos viables y que, de hecho, ya se están desarrollando dentro y fuera de Canarias. Todo ese ecosistema de alternativas son el germen de una nueva realidad, esto es, de esa otra forma de relacionarnos socialmente y con el territorio que habitamos, y que somos responsables de preservar.

En definitiva, lo que proponemos es encaminarnos hacia una transición ecosocial verdadera, que plantee modelos relacionales y de consumo circulares, solidarios, ecológicos, equitativos, igualitarios y en armonía con la naturaleza. No necesitamos crecer más, sino mejor. No necesitamos acumular, sino distribuir. No necesitamos más separación y explotación de nuestra naturaleza, sino convertir el desarrollo y la conservación en una misma cosa.

1 Comentario

  1. Rigs

    Alguien se dio mucha prisa en borrar las pintadas, no duraron 48h, algunas ni 24. Parece que el verdadero “alcalde”, el que de verdad gestiona el Palm Mar, se sintió aludido y las pintadas no hacían ningún favor a sus planes coloniales. El ayuntamiento no ha invertido un euro en el Palm Mar más que para pintar rayas en el suelo y una canasta de basket. Ahora sí, ofender a los turistas no se puede permitir

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Más entradas

Enemiga del Turismo según Rafael Mesa

Enemiga del Turismo según Rafael Mesa

Dirigimos este escrito al Sr D. Rafael Mesa que ha dedicado un par de publicaciones en la red social Linkedin a nuestra entidad, Fundación Canarina, apodándola “Enemiga del turismo”

Turismofobia en Canarias

Turismofobia en Canarias

La turismofobia o rechazo al turismo está empezando a despertar las alarmas en Canarias, pero ¿estamos entendiendo bien este fenómeno?

¿Qué pasa con los pellets en Canarias?

¿Qué pasa con los pellets en Canarias?

Los pellets son microesferas de menos de cinco milímetros empleadas como base para fabricar productos de plástico.
El Gobierno de Canarias ha lanzado una prealerta por la llegada de pellets a las costas del archipiélago. Y nos preguntamos ¿Qué pasa con los pellets en Canarias?